El Timing en una rutina humorística

 

 

 

El Timming

Belén Caccia

 

Algunas de las cosas que trabajamos en clase, desarrollo de material, profundización de la actitud, búsqueda de la personalidad escénica, redireccionamiento de la rutina, maduración de los materiales, revisión de la puesta escénica, y en la mayoría de los casos, se trata de reaprender lo aprendido.

 

Uno de los puntos fundamentales por lo que insisto con los ejercicios de improvisación y con las prácticas en público, es el TIMING.

 

El TIMING es un Principio Básico en cualquier arte escénica, que consiste en hacer cada movimiento, cada palabra, cada pausa, en el momento oportuno, con la intensidad e importancia oportuna, y con un ritmo que de alguna forma venga marcado por el tempo utilizado para realizar una secuencia de acciones y gestos. Y en nuestro caso, para potenciar el impacto humorístico.

 

Es muy difícil de calificar. Es un principio difícil de esclarecer, para el que no es fácil establecer reglas generales.

Esforzándome en explicarlo, encontré una distinción para penetrar en el mecanismo del TIMING y desgranar su concepto, que consiste en la distinción entre acciones finales y acciones en tránsito.

En un conjunto de gestos y palabras, hay un momento en el que se realiza el gesto, palabra, frase u acción principal, ( no porque sea al principio, sino principal en cuanto a su importancia) es decir,  que sirven de paso (de tránsito) para el gesto u acción final. Podríamos resumirlo en “Premisa, pie, remate”.

 

 

El TIMING hay que tomarlo en cuenta siempre, no en una acción final, sino en toda la secuencia humorística o monólogo.

Hay que insertar situaciones humorísticas (gags)  durante acciones en tránsito para hacer los remates en el momento justo.

La idea del TIMING es acentuar las acciones finales y preparar los remates durante las acciones en tránsito.


La acción natural, el no advertir que se acerca una situación humorística, conlleva además un ritmo o tempo natural, una velocidad de gestos armoniosa adaptada a la personalidad de cada uno. Y es precisamente ese ritmo el que debemos imitar a la hora de introducir el gag en nuestro monólogo o sketch.

 

 

En ese conjunto de gestos, que tienen como única finalidad soltar una carcajada general y tal vez, el aplauso espontáneo del público.

Pero es fundamental, y es aquí donde entra el verdadero concepto del TIMING, que el ritmo que mantengamos para ese conjunto de acciones, (previa, en transito y final), sea natural y continuado, imitando el tempo natural que necesitaríamos utilizar si no hiciéramos humor. Se trata de imitar a la vida misma y con eso, hacer reír.

“En parte, el arte completa lo que la naturaleza no puede elaborar y, en parte, imita a la naturaleza".

Aristóteles.

 

 

La economía de movimientos en la mayoría de los casos suma. Menos es mas, diría mi profesor de actuación James Murray.

 

Siguiendo esa línea conceptual, hablamos hasta ahora, de acción previa, en tránsito y final, o premisa, pie y remate. Y de esa misma forma podemos hablar de acción inicial-de intencionalidad-, acción secundaria o de transito- donde se prepara el remate, totalmente imprevisible en la mente del público-, y acción final y posterior, la final da sentido natural a las anteriores y aportará en la mente del espectador una justificación clara tanto por haber realizado todo ese conjunto de acciones como para realizar las inmediatamente posteriores. Y desde ya, la risa.

 

Acciones posteriores serían por ejemplo… justificar el gag para dar pie a uno siguiente, tomar agua o toser para pensar lo que viene, cambiar la pose, tomar el micrófono, etc.

Como se comprenderá, entre la acción final o posterior apenas existe diferencia ya que una es la continuidad de la otra, pero las distingo así para expresar la siguiente idea. Recalcar la futura acción posterior ya en la propia acción inicial, antes de que todo ocurra, utilizando para ello una palabra, un gesto u una mirada a lo que podemos llamar  "condicionamiento psicológico".

Se trata de crear una idea de condicionamiento con nuestra mirada, tono, o gesto físico con nuestro cuerpo y voz, encaminado a llamar la atención pero sin anticipar el remate.

Entonces, la acción inicial es el momento en que nuestro cuerpo, mirada, gesto, nuestra mente ya esta encaminada a la acción posterior, y es en la acción final cuando esta llamada de atención esta en su grado más alto para así realizar la acción posterior casi por inercia, con continuidad y con el más natural de nuestros gestos.

Por supuesto, todo esto ocurre de una forma sutil y continua, ya que una simple mirada al público puede recalcar y significar el comienzo de nuestras acciones. 

 

Aquí cabría destacar que si en mitad de una conversación  tosemos ( recurso favorito deWoody Allen) , el llevar la mano a la boca es un signo evidente y natural. Si mientras lo hacemos, miramos al vaso de agua que hay sobre la mesa, todos darán por hecho que vas a tomar un trago de agua. Este ejemplo tonto, nos sirve para comprender cómo el cerebro ha interpretado la señal de la mirada y se ha adelantado al suceso, de forma que sin decir una sola palabra, habremos conseguido el condicionamiento psicológico del que hablaba, en la mente del espectador.

 

De forma que todo este perfectamente sincronizado como si se tratara de una perfecta banda sonora, de un baile perfecto y sincronizado, un tango. De no coincidir así, la acción no resultaría natural y se arruinaría el remate perdiendo fuerza.

  

                                                                                                         

 

Esta descripción, es para destacar la relevancia de anticipar la acción principal -es decir final y posterior-para evitar que la acción en tránsito se convierta en una acción principal también.

 

Otro ejemplo de anticipación seria el que me contó China Zorrilla una vez. Ella está haciendo “El diario de Adán y Eva” una obra que hizo con Perciavale hace unos 25 años, si mal no recuerdo. Y me dijo que en un momento de la obra, ella hace un comentario sobre que hace mucho que no le “hacen algo”.

Su frase fue:” mira que estúpida, yo antes (hace 25 años) miraba a publico, como diciendo “miren lo que voy a decirle” y tiraba la frase, y si, se reían, pero nada del otro mundo. Pero ahora lo digo como si nada. Tiro el texto, y la gente se mata de risa, porque no se lo esperan. Tardan un cachito más, ¿pero sabés como se ríen? “

Un detalle. Una anticipación menos. Dejar que el remate actúe. Confiar en el texto elegido.

Y así el TIMING, será el correcto.

 

El TIMING, resulta difícil de entender porque esta en un nivel más abstracto que otros elementos ya de por si abstractos como lo son la presencia, la energía, el carisma,  el control de la atención, etc.

El TIMING es la ciencia del instante, no la duración de una acción ni el ritmo de una secuencia, sino el "momento" en el que una acción justa (preparada en el flujo de una acción en tránsito) ha de ser coordinada y sincronizada con otra para que pueda tener lugar en un momento preferentemente inesperado. 


Con esta nota, trato esbozar y aclarar algunos conceptos sobre el TIMING y su utilización práctica en una rutina cómica.

El  TIMING, es imprescindible en cualquier disciplina escénica. Puede tenerse lo que se llama “TIMING natural” pero de todos modos, hasta el más intuitivo de los humoristas, debe entrenar y perfeccionar su TIMING, como un deportista entrena para mantener y mejorar su puntuación en las olimpiadas.

Debemos aplicar para eso,  las técnicas que sean necesarias, improvisación, instrumentales básicos, dramaturgia, en post del TIMING, aunque esto afecte o modifique en la práctica a la propia presentación o composición estructural.

 

No olvidemos que  TIMING en castellano significa algo así como  "cadencia" y su significado hace referencia al ritmo y al especial acompañamiento que debe darse a un conjunto de acciones, gestos y palabras.

 

 

Es cierto que el uso del concepto rítmico puede ayudarnos por ejemplo a crear el "clímax" para el remate,  las premisas y los pies que crearán los "mini clímax" que ascenderán ordenadamente en progresión hasta el clímax final, despegando carcajadas, si acentuamos el ritmo.

 

El uso de las pausas y los cambios de ritmos, son tremendamente esenciales en el humor. Estos, tienen una finalidad de orden para mejorar la rutina

 

Aunque a veces la idea de la progresión se puede conseguir de forma inversa, es decir ejecutando cada fase más lentamente cada vez y de forma más clara que la anterior.

Con ello conseguiríamos aplicar el concepto del TIMING

Pero no confundamos el "TIMING en el texto" con “el TIMING en la interpretación”.

Con todo, podemos resumir diciendo que existe un TIMING en el texto (palabras elegidas, tema, narración, puntuación, etc.), y un TIMING en la presentación (coordinación de movimientos, tono, pausas, volumen de voz, miradas, cambios de ritmo…etc.), siendo esta última la que abarca el verdadero concepto del TIMING en el humor. Ya que es la acepción que se ocupa del “momento” relativo de una acción, de cuál es ese momento y de cómo identificarlo o construirlo.

Lo ideal es combinar la ideas de las premisas con los pies para llegar al remate, sin olvidar los momentos de tránsito para que no se tornen aburridos.

 

Así conseguiremos un TIMING correcto. 

 

Belén Caccia.

 

 

 

                                             

volver al inicio  

 

Más en este space:

 

 

   

Anuncios

Acerca de Teatro de Humor

El humor salva vidas, el teatro las mejora. El teatro de humor es perfecto.
Esta entrada fue publicada en notas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s