MIGUEL GILA

Infancia

Gila nació en el madrileño barrio de Chamberi. Huérfano de padre a temprana edad, por dificultades económicas en su hogar abandonó los estudios a los 13 años. Su primer trabajo fue de pintor de coches. Retomó sus estudios hasta el segundo grado de apredniz de mecanica de aviacion,trabajando en los Talleres Elizalde de Barcelona. Posteriormente fue fresador en Construcciones aeronáuticas S. A (CASA), en Getafe.

La Guerra Civil

Al estallar la Guerra Civil como militante de las Juventudes sociales unificadas. Se alistó como voluntario en julio de 1936 en el quinto regimiento de Lister.

En 1938 fue fusilado junto con un grupo de republicanos en Valsequillo (Córdoba) por un pelotón borracho. El humorista no fue alcanzado por ninguna bala y se hizo el muerto hasta que pudo huir por la noche. Poco después, en diciembre de 1938, fue hecho prisionero e internado hasta mayo de 1939 en un campo de prisioneros, donde coincidió con el poeta Miguel Hernandez. Pasó después por los penales de Yeserías, Carabanchel y Torrijos, y a continuación cumplió un servicio militar de cuatro años.

Durante el franquismo

Empezó su trabajo como humorista gráfico en La Exedra, revista editada en Salamanca por un grupo de universitarios hacia los años 1943-44 y, más tarde, en La Codorniz y en Hermano Lobo, pero, según su autobiografía, el éxito le llegó en 1951, cuando actuó en Madrid como espontáneo en el teatro de Fontalba, donde contó un improvisado monólogo sobre su experiencia como voluntario en una guerra. En la década de 1950 actuó en la radio.En 1968 se"exilió" para huir de una paternidad no reconocida, fijando su residencia en Buenos Aires. Hizo varias giras por toda Latinoamerica desde 1977 las realizó también por España. Regresó definitivamente a España en 1985

Su humor

El modo más frecuente de expresar su humor era mediante diálogos figurados (en realidad monólogos) al teléfono,  cuyo costumbrismo ingenuo lindaba a veces con el surrealismo. En sus monólogos, cabe destacar que no utilizaba palabras malsonantes o polémicas.

Obras

  • De Gila con humor, Madrid: Editorial Fundamentos (1985)
  • Yo muy bien y usted?, Madrid: Ediciones Temas de Hoy, S.A. (1994)
  • Y entonces nací yo, Madrid, Ediciones Temas de Hoy, S.A. (1995)
  • Memorias de un exilio, Salamanca. Ediciones Universidad Salamanca (1998)
  • Encuentros en el más allá, Madrid: Ediciones Temas de Hoy, S.A.,(1999).
  • Siempre Gila: Antología de sus mejores monólogos, Madrid: Aguilar, (2001)
  • Cuentos para dormir mejor, Barcelona, Planeta, (2001)
  • Tipologilas, Barcelona: Círculo de Lectores, (2002).

    

VIDEOS:

 Humor gráfico:

           

     

    

 
 
 
 
Noticias del viernes 13 de julio de 2001

MURIO A LOS 82 AÑOS EL HUMORISTA ESPAÑOL MIGUEL GILA

El humorista español Miguel Gila, conocido en toda Iberoamérica por sus chistes y comentarios con un teléfono en mano y la frase “que se ponga”, falleció en Barcelona a los 82 años por una insuficiencia respiratoria. Fuentes locales informaron que el cómico padecía de una grave enfermedad pulmonar, lo que ha agravado su situación y motivó su internación en la Clínica Teknon de esa ciudad el último lunes.
Considerado uno de los máximos exponentes del humor de posguerra en España, Gila falleció a las 00:30 horas, en compañía de su esposa, María Dolores Cabo, y su hija Malena.
Nacido en Madrid en 1919, Miguel Gila Cuesta comenzó su carrera artística siendo dibujante y en la década del 50 ya era reconocido popularmente por sus monólogos telefónicos. Él mismo indicó, en su autobiografa, que la consagración tuvo lugar desde 1951, cuando actuó en Madrid y contó un improvisado monólogo sobre su experiencia como voluntario en una guerra.
Antes de iniciarse en lo artístico, debió realizar todo tipo de trabajos para ayudar a su familia. Fue pintor de autos, estudió mecánica de aviación, trabajó de obrero e intervino como voluntario tras el estallido de la Guerra Civil Española en 1936, siendo militante de las Juventudes Socialistas. Allí se salvó de la muerte, puesto que estuvo frente a un pelotón de fusilamiento, pero la borrachera de los que dispararon provocó que los tiros fueran para cualquier lado. Gila se hizo pasar por muerto y logró sobrevivir.
Su humor logró especial repercusión en radio y televisión, con sus representaciones del tipo “español”, con el traje negro, camisa roja, la boina y hablando siempre por teléfono.
En 1968 se exilió en Buenos Aires, donde fijó su residencia hasta 1985, cuando volvió a su país.

 

                                                        

volver al inicio               volver a Biografías

 

 

 VER CURSOS Y TALLERES

Anuncios

Acerca de Teatro de Humor

El humor salva vidas, el teatro las mejora. El teatro de humor es perfecto.
Esta entrada fue publicada en biografias de humoristas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MIGUEL GILA

  1. Jaime Josuè Muñoz Lozada dijo:

    alooo..!, se encuentra por allí el comisario pérez..??, si.??, QUE SE PONGA..!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s